sábado, 14 de junio de 2008

2 días menos

Esta semana he vivido una de esas experiencias paranormales que tanto sobrecogen al enemigo de las bombillas Iker Jiménez, al conocer la propuesta firme de los ministros de trabajo de la U.E. de ampliar la jornada laboral de las 48 horas actuales hasta las 65 horas semanales, y es que no he dejado de acordarme de sus familias ni un solo minuto, especialmente de sus madres, y no las conozco de nada, lo juro por el “let it bleed”. Visto lo visto, si las tienen, no deben de tenerles demasiado aprecio.

6 comentarios:

Capitain Poon dijo...

A este pais se le pega fuego antes de permitir eso. Tu crees que los sindicatos lo van a permitir? un tio que ahora cobra una hora extra al triple va a trabajarla a precio normal? . Nada, esto no me preocupa

Crunch dijo...

yo he estado con una jornada de 60 o mas horas duranete muchos años. no me extraña que mi vida se haya ido a tomar por culo, pero es lo que hay, y hay que joderse.

Mr.Mosstrem dijo...

Seas quien seas, devuélveme a mi Crunch, pero ya!!

Crunch dijo...

tu Crunch murió el 14 de Julio de 2007. Yo ocupé su cuerpo y será con lo que tengas que conformarte.

Mr.Mosstrem dijo...

Me conformaré, pero sólo hasta que tu dejes de conformarte.

Mr.Mosstrem dijo...

Capt. a mi si me preocupa, porque no me puedo creer siquiera que se les haya pasado por la cabeza.