viernes, 11 de septiembre de 2009

Engaño


9 comentarios:

clara dijo...

buen humor, sí, señor.

Capitain Poon dijo...

La mia es mas honesta, directamente me dice que no me quiere.

Crunch dijo...

Y si eres tú el que crees que te quiere es autoengaño.
¡Amos apañaos!

Jirir dijo...

Joer, qué feliz es uno en la ignorancia...

Saludos incrédulos

linóleo dijo...

A veces uno nota que le dicen que le quieren pero no hay ya ganas, ni sinceridad, solo algo de cariño

Barra Brava dijo...

Pues engañala tu a ella también y no la quieras.

Mr.Mosstrem dijo...

La sinceridad sin rebajar, en estado puro, es peligrosa y requiere de una gran dosis de tacto para su uso. Las digestiones de sapos y culebras suelen ser lentas, dolorosas, con duraderos efectos secundarios, lo que no quita que algunas veces sea desagradablemente imprescindible.
Es una pena que por norma se utilice exclusivamente con fines tóxicos.
Resumiendo, como bien dice Crunch: ¡Amos apañaos!

A Barra Brava decirle que aunque haya utilizado la 1ªpersona en el texto de la viñeta no soy el protagonista, pero gracias de todas formas por el consejo.

Saludos y gracias para todos.

Barra Brava dijo...

No te preocupes Mr., se entiende que tanto tú como yo nos dirijíamos al protagonista.

Querer y no transmitirlo a veces también funciona.

Salud para ti también viejo,

61 y 49 dijo...

A mi no me dicen nada. ¿Será éste el buen camino? ¿La completa y absoluta certeza de que no hay nada que decir en una pareja? ¿Acaso no es este el secreto de esos matrimonios tan duraderos?